Entre series



Ahora mismo estoy inmersa en un montón de series, todas a la vez y a lo bruto, así que os las mencionaré brevemente:


Esta serie de médicos no es nada convencional, ambientada en el Nueva York de 1900 te sorprende con la crudeza de sus imágenes. Muestra una medicina en flor, llena de avances tecnológios y nublada por la adicción al opio que tenían muchos profesionales de la época. POr supuesto, hay sus líos amorosos de fondo.


Esta segunda temporada explota los dones naturales de la prota (cómo se nota esas camisas escotadas que le plantan ahora a la chica) pero tiene su aquel que engancha y que me temo pueda llegar a esfumarse, por ahora, le sigo dando un voto de fe.



Llevo retraso, aun voy por la tercera pero es de estas que veo en plan maratón así que en breve os diré que tengo mono de ambiente rural americano.


Me queda un suspiro de capítulos, mi cama dejará de convertirse en escenario nocturno, con lo bien que me sienta un cantar a pleno pulmón antes de dormir.


La veo, la dejo, la retomo... creo que la culpable es la prota que no termina de gustarme, pero la terminaré. Palabrita.

Lo sé, es un culebrón pero me distrae y adoro a Sam Swarek. Seguimos con la quinta temporada, ahí es nada...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...